Paraguay: ¿Por qué pocos protestaron por la salida de Lugo? | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Paraguay: ¿Por qué pocos protestaron por la salida de Lugo?

El momento más álgido fue el viernes en la noche y fue breve. Ocurrió cuando se conoció que el Senado paraguayo, por mayoría casi unánime, destituía al presidente Fernando Lugo. Hubo escaramuzas, algunas balas de goma, choques entre manifestantes y policías, y después silencio.

Los cientos de simpatizantes que se agruparon frente al Legislativo se retiraron lentamente y no hubo más manifestaciones. Nada de nada.

En Asunción quedó una calma y una normalidad que contrasta con el presunto descontento que habría en algunos sectores de la población por la salida de Lugo.

Este sábado volvieron a abrir las tiendas, los restaurantes. Se vio a gente paseando y a vendedores ofreciendo comida en las veredas. Como si no se hubiese dado un abrupto cambio de gobierno.

Pero lo que varios presidentes de la región han llamado “golpe de Estado” encuentra eco entre muchos paraguayos. Incluso pese a que la destitución se efectuó siguiendo paso a paso lo que dictamina para un juicio político la Constitución Nacional.

clic Lea también: ¿Fue legal la destitución de Lugo?

“Fue una atropello. Si lo eligió el pueblo, lo tiene que haber quitado el pueblo”, señaló Shirley, una de varias personas a quienes BBC Mundo se acercó en las calles de Asunción.

“A mí no me gustaba Lugo, pero lo que le hicieron está mal. Es totalmente antidemocrático, deberían de haberlo dejado terminar su gobierno porque fue elegido democráticamente en elecciones libres”, señaló otra entrevistada, María Teresa.

Para algunos observadores y analistas, la falta de protestas no significa un acuerdo con la forma en que ocurrió el cambio de gobierno.

“Estamos en silencio porque se están buscando estrategias para revertir la situación. No significa que estemos tranquilos”, afirmó Zulma.

Declive
Marchas por TV pública
Pocas horas después de oficializarse la destitución de Fernando Lugo, el principal asesor de prensa del ahora presidente, Federico Franco, se presentó en la televisión estatal.

El asesor Cristian Guzmán, como se puede ver en un video subido a youtube por empleados del canal, exigió la grilla de programación para saber qué contenidos saldrían al aire.

Los directivos del canal denunciaron que fue un intento de censura y varios renunciaron en protesta.

Al final del sábado, se dio una protesta de decenas de trabajadores y transeúntes frente al canal por lo que llamaron el “intento de censura”.

Aunque la ocasión sirvió también para criticar lo que se señaló como un “golpe de Estado”.

Era pequeña, pero una protesta a fin de cuentas.

Según el sociólogo Marcial Cantero la ausencia de masivas protestas en las calles se debe a una confluencia de factores, pero el principal quizás se centra en el propio Lugo.

“Lugo fue perdiendo respaldo popular en forma creciente, incluso sus más allegados venían frustrados por sus vaivenes y vacilaciones, y sus medidas favorables a los grandes empresarios”, dijo a BBC Mundo.

Una de las áreas que se le señala en Paraguay de no haber cumplido se refiere a la reforma agraria y el eterno problema de las tierras para los campesinos.

Además, en 2010 el censo nacional mostró un aumento del índice de desigualdad en el país en los dos primeros años del gobierno de Lugo.

“Todas sus medidas en el plano de tierras tenían un alto contenido antipopular, no hubo una sola desocupación sin desalojo, lo que fue un récord que ostentó orgullosamente”, aseveró Cantero.

Fue justamente un desalojo el que a la postre significó su fin en la presidencia. En un incidente aún no aclarado del todo murieron 17 personas, entre policías y campesinos que eran desalojados.

clic Lea también: ¿Por qué estalló la crisis política en Paraguay?

“Lugo perdió al Partido Liberal de su coalición al nombrar como ministro a un hombre del Partido Colorado (opositor), por lo que los liberales vieron que una alianza dejaba de tener sentido”, comentó el sociólogo.

“Y además perdió el apoyo de varios gremios importantes y la Iglesia Católica, esta última por los escándalos de su paternidad”, agregó.

El ahora ex mandatario prácticamente se quedó sin base política y ello se vio en los votos casi unánimes en la Cámara de Diputados y en el Senado para sacarlo del poder.

Pero hubo un gesto que para el sociólogo marcó el fin.

Según se conoció, varios dirigentes campesinos -de su base electoral más cercana- se habrían acercado a Lugo para saber si acataría la destitución recién votada en el Senado.

“Yo no soy Allende, me voy a mi casa”, habría sido su respuesta, según el relato que transmitió Cantero.

“Anécdotas de ese tipo abundaron antes durante su gobierno. Al no tener respaldo de Lugo, las propias bases no se la jugaron en la calle”, añadió el sociólogo.

Estrategias

Un sector de la población no está de acuerdo con la forma en la que se destituyó a Lugo.

El recién designado presidente Federico Franco apeló a la “normalidad” existente para refutar a quienes lo acusan de romper con el hilo democrático.

En su primer encuentro con los medios extranjeros -al que asistió BBC Mundo- rechazó que hubiese “golpe de Estado o quiebre institucional”.

Y en las calles de Asunción se puede encontrar a quienes lo respaldan.

“Creo que estuvo bien, probablemente (Lugo) no estaba haciendo su trabajo”, señaló Severiana.

Para Andrés, Paraguay “demostró una madurez democrática. Yo trabajé para la elección de Lugo, pero con el tiempo nos sentimos defraudados”, señala.

Varios analistas coinciden en que los grupos sociales y políticos que respaldaban a Lugo podrían estar diseñando una nueva estrategia de respuesta ante lo sucedido con el exmandatario.

clic Lea también: “No hubo golpe ni quiebre institucional”

Quizás el escenario de esta respuesta se encuentre en los tribunales.

Según dijo a BBC Mundo el abogado que defendió a Lugo en el juicio político, Adolfo Ferreiro, el expresidente podría apelar su destitución en el Tribunal Supremo del país o en la Corte Interamericana.

“En esta última instancia se podría iniciar un proceso que puede concluir con un fallo adverso para el Estado paraguayo”, dice el abogado.

Sin embargo, Ferreiro reconoce que ello no significaría el retorno de Lugo al poder. El mejor escenario para el expresidente sería una compensación de índole política sobre su destitución.


Comentarios