Muere histórico dirigente comunista español Santiago Carrillo | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

Muere histórico dirigente comunista español Santiago Carrillo

MADRID, ESPAÑA.- El histórico dirigente del Partido Comunista
de España (PCE) Santiago Carrillo falleció hoy en su domicilio
de Madrid, a la edad de 97 años, informaron a Efe fuentes de su
familia.
 
Carrillo es considerado uno de los artífices de la Transición
española a la democracia después de permanecer 38 años en el exilio
tras la guerra civil (1936-1939) y la posterior dictadura del general
Francisco Franco.
 
El exdirigente del PCE había sufrido en la última semana un
empeoramiento en su estado de salud, después de que en meses tuviera
que ser ingresado en centros sanitarios en diversas ocasiones.
 
La última vez fue en julio último, cuando estuvo varios días en
observación en un hospital de la capital española por un problema de
riego sanguíneo.
 
Carrillo, nació en la región de Asturias, en el norte de España, el
18 de enero de 1915. Con solo 13 años, en 1928, comenzó su actividad
política en las Juventudes Socialistas.
 
Durante la Guerra Civil española fue delegado de Orden Público en
Madrid y en 1939, al final de la contienda, comenzó un largo exilio
que le llevó a la extinta Unión Soviética, EEUU, Argentina, México,
Argelia y Francia Regresó clandestinamente a España en 1976, un año
antes de que fuera legalizado el PCE, al que se había afiliado en
julio de 1936, y por el que fue elegido diputado en 1977, en las
primeras elecciones de la época democrática, y luego reelegido en
1979 y 1982.
 
Durante su etapa como delegado de Orden Público y miembro de la Junta
de Defensa de Madrid (1936) se le responsabilizó de la matanza de
militares sublevados en la localidad madrileña de Paracuellos del
Jarama, aunque Carrillo siempre sostuvo que fue obra de descontrolados.
 
El histórico dirigente comunista, que abandonó el PCE en 1985, dedicó
sus últimos años a escribir libros y artículos, y a dar conferencias.

Carrillo vivió el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de
1981 y fue uno de los tres políticos, junto al entonces presidente del
Gobierno, Adolfo Suárez, y al vicepresidente, general Gutiérrez
Mellado, que permaneció en su escaño, desobedeciendo las órdenes del
coronel Antonio Tejero Molina a los diputados de que se tumbaran en
el suelo del Parlamento tras el asalto.
 
Es considerado uno de los artífices de la Transición por su papel
destacado como representante comunista en las negociaciones que se
mantuvieron y en los llamados "pactos de la Moncloa", los acuerdos
entre las fuerzas políticas españolas que trazaron la senda de la
España democrática.

-Fuente Externa

Comentarios