¿Cuáles son los diferentes tipos de violencia? | Diariode3

Social Media

FacebookTwitterRSSYoutube

¿Cuáles son los diferentes tipos de violencia?

Por increíble que parezca, muchas mujeres que están en una relación violenta, ni siquiera lo saben; darse cuenta es el primer paso para erradicarla.

Cuando hablamos de violencia contra las mujeres, quizás lo primero que se nos venga a la mente es un golpe, sin embargo existen muchos otros tipos de violencia que ni siquiera nos damos cuenta que existen porque los vemos como hechos normales, e incluso nos hemos acostumbrado a ellos.

Por ello, el Instituto Nacional de las Mujeres, ha difundido información sobre los diferentes tipos de violencia para que todas las mujeres mexicanas aprendan a identificarla y decirle un NO rotundo. He aquí los diferentes tipos:

Violencia psicológica

“¡Eres una tonta; no sirves para nada; cada vez que hablas dices puras tonterías, mejor quédate callada!”

Éstas son las frases que algunas mujeres suelen escuchar de sus parejas o padres, e incluso de sus jefes, y que son un claro ejemplo de violencia psicológica. Las huellas de la violencia psicológica, si bien no se ven, requieren de tratamiento especializado. Sus signos más frecuentes son la depresión y angustia, además de pérdida del apetito y sueño, entre otros.

Violencia física

Este tipo de violencia es más que evidente. Incluye desde un aventón, un “golpecito” o nalgada de cariño, una cachetada hasta un golpe a puño cerrado. Conforme a la Ley General de Acceso, la violencia física es aquel acto que causa un daño en el cuerpo de manera no accidental, usando la fuerza física o algún otro método que pueda provocar o no lesiones, ya sean internas, externas o ambas.

La recomendación aquí es que desde la primera ocasión en que vivas una situación de violencia física, es importante que pidas ayuda para contar con pruebas que pongan en evidencia esto. Ten en cuenta que puede volver a suceder y que una forma de protegerte es poner en evidencia al agresor desde la primera vez.

Violencia sexual

Desafortunadamente es muy común ver que todavía muchos hombres creen que por tener una pareja, es obligación de ésta tener relaciones sexuales cuando ellos así lo decidan, sin embargo esta situación es un claro ejemplo de violencia sexual, considerada así por degradar la libertad, dignidad e integridad física, psicológica y sexual de las mujeres, al imponernos algo que no queremos.

Durante mucho tiempo, la violencia sexual cuando había de por medio un vínculo matrimonial, no se consideraba un acto violento, pero hoy en día sabemos que todo acto sexual debe ser siempre por voluntad propia; las mujeres tenemos derecho a decidir cuándo y con quién compartimos nuestros momentos íntimos.

Violencia patrimonial

Durante mucho tiempo las mujeres teníamos que pedir permiso para trabajar, sin embargo, esto ha cambiado y es motivo de denuncia ante las autoridades. Dañar intencionalmente el patrimonio de una persona o afectar su supervivencia es violencia patrimonial, y puede consistir en la destrucción o retención de objetos o bienes personales, así como documentos destinados a satisfacer necesidades personales.

Violencia económica

Si un padre deja de aportar, sin razones justificadas, los recursos necesarios para la manutención de sus hijos, o bien un esposo impide que su pareja trabaje para obtener un ingreso de ella, es considerado violencia económica.

Violencia laboral

La violencia laboral es un abuso que ocurre cuando un jefe o jefa utiliza su poder para molestar a una empleada de menor rango al grado de presionarla para que acepte sus invitaciones, sobre todo del tipo sexual, a cambio de algún beneficio, incluso al costo de mantener o no su empleo.

Si ves que las insinuaciones de tu jefe o cualquier persona con mayor autoridad te resultan incómodas y continúan a pesar de ser rechazadas , anota todos los datos porque esto puede ayudarte a poner una denuncia.

Violencia comunitaria

Durante mucho tiempo, la violencia comunitaria se manifestaba al discriminar a mujeres y hombres de ciertas ocupaciones, carreras u oficios; por ejemplo, a muchos hombres no se les permitía estudiar carreras consideradas de mujeres y viceversa, e incluso se les negaba un servicio sólo por su género.

Así bien, ya que sabes qué tipos de violencia hay, es importante poner atención sobre cosas que nos hacen sentirnos incómodas pero que nosotras calificamos de “normales”, de modo que podamos alzar la voz y denunciar para erradicarlas completamente.

¿Te identificas con alguno de estos tipos de violencia?


Comentarios